martes, 5 de mayo de 2009

Donde esta el DT ?

Que ilusos fuimos al esperanzarnos en que nuestro equipo sin planteamiento táctico alguno, sin ideas en cancha y sin director técnico podría levantar cabeza esta fecha ante un equipo cuajado en todas sus lineas y que viene de comprobarlo en un torneo competitivo como lo es la Copa Libertadores.

Hoy no estuvo Jeison Reyes en la cancha pero Cancar y Anchante hicieron su tarea, hacer renegar al hincha, que sienta indignación al ver jugadores con ese nivel de "fútbol", si así es como se puede llamar lo que hacen con la pelota en los pies, vistiendo su amada celeste.

Y a pesar de esos infortunios por los que pasa el equipo y el hincha, la celeste se puso adelante en el marcador a los 30´minutos luego de que Aliberti con su buena diestra la mande a guardar y desatar el festejo efusivo el cual seria sancionado con tarjeta amarilla por sacarse la camiseta, acción que refleja las ganas que tiene el uruguayo de sudar la celeste y lo pide con goles.

Luego del gol, Cristal se entrego al rival, se sintió visitante a pesar de recibir el apoyo de su hinchada, sus lineas retrasadas sin ganas de atacar y haciendo del antifutbol (hacer tiempo) su mejor arma para asegurar el marcador. Pero como en Matute, defender un resultado no es querer ganar, es quedarse en la mediocridad y ahí es cuando se ve la mano del "Ciego".

A los 44´ un balón mal jugado en uno de los tantos toques inútiles, termina siendo entregado al rival quien no demora y con la firma de Arzuaga, San Martín empata el encuentro y disfruta en los camarines, mientras los hinchas celestes aun no terminan de creerlo.

En el entretiempo todos comentaban sobre la dejadez que invade en la oncena que dirige Oblitas, pero la confianza en la victoria estaba vigente porque este sentimiento no entiende de razones, ahora me doy cuenta.

Los motivos para creer en el triunfo se fortalecían cuando se veía retirarse de la cancha a un Jean Pierre Cancar por Wenseslao Fernandez, quien no seria solución, pero parecía serlo, así estaba obligado a creerlo todo aquel celeste que se esperanzaba con la victoria.

Y es que de eso se alimenta el hincha en pleno partido, de esperanzas, y de un gol puede vivir o morir, el ejemplo fue el del minuto 47´ de la segunda parte, cada toque de balón simulaba un golpe al corazón y el gol luego de 7 golpes, termino por destruir una ilusión sin fundamentos.

Cristal entro en nervíos y la hinchada en desesperación, San Martín hizo de nuestra casa su casa, puso el ambiente que quiso y se dio el lujo de mandar una pelota coqueta al palo, para suerte de nuestra fe.

Roberto Palacios con ganas de reivindicar con su juego lo que malogra con sus palabras se preparaba y no faltaron los hinchas (me incluyo) que coyeron que él era la solución, repito, que ingenuos somos cuando nuestra pasión nos controla.

El encuentro se hizo se ida y vuelta, los nervios estaban sobrando en las tribunas, Sheput tuvo la mas clara pero Butrón evito la conquista y el festejo rimense.

Las hinchadas repartidas en las tres tribunas calentaron el ambiente, sus cánticos empujaron al equipo y a los 62´se veían los frutos, Lobatón recibe un balón del rival y sin pensarlo se la manda al "Vagón" quien ante la salida del meta define con clase y pone el empate, el 2-2 le dio vida a la esperanza que minutos atrás se veía agonizante.

Pero que poco se a acostumbrado la felicidad con nosotros, al minuto siguiente la defensa celeste mostró sus falencias de siempre y Arzuaga nuevamente convierte y pone el 3-2, el partido se ponía interesante y los celestes nerviosos, solo interesados en ganar.

Pero los golpes fueron seguidos, minuto mas tarde Arzuaga nuevamente, esta vez se enfrenta ante una patética marca de Fernandez y de potente disparo vence el arco de Heredia, quien no ofreció resistencia alguna.

San Martín logro convencer a los hinchas celestes, eran superiores a Cristal, yo lo acepte luego de ese gol, pero aun así creía que era posible, que podríamos ganar o siquiera empatar y al minuto 72´ esas ideas tomaron fuerzas luego que Anchante sin saber como metió el tercero y ya estábamos a uno de empatar ¿Porque no se iba a poder si estamos de locales?

La respuesta se la llevo Oblitas a su casa, pues hoy mostró vergüenza y no dio declaraciones como siempre acostumbro a hacerlo, obviamente después de las goleadas a equipos chicos.

La solución que plantea la hinchada fue clara pues se escucho en todo el estadio, yo me uno a esa causa:


¡¡¡LARGUENSE ARGOLLEROS!!!





No hay comentarios: